Ciudad de México, donde está

En la Ciudad de México, la inmensa capital federal de México, el clima es subtropical, templado o agradablemente cálido durante el día, con noches frescas en verano y noches frías en invierno. De hecho, la oscilación térmica diaria es notable, a menudo alrededor de 20 grados en la estación seca.
La ciudad está situada en una latitud tropical, pero a una gran altitud, entre 2.200 y 2.600 metros, en las tierras frias.
Aquí están las temperaturas medias.
Ciudad de México - Temperaturas medias
MesEneFebMarAbrMayJunJulAgoSepOctNovDic
Min (°C)6791112121212121087
Max (°C)212326272725232322222221

Las lluvias se concentran en los meses estivales, más especificamente superan los 100 milímetros por mes de junio a septiembre, y son moderadas en mayo y octubre, mientras que son escasas en los otros meses. Por lo general, las lluvias se producen en forma de chaparrones vespertinos o nocturnos, y cuando son abundantes, pueden dificultar los desplazamientos. La estación seca es larga, ya que va de noviembre a abril. La cantidad total de precipitaciones es de alrededor de 550/650 milímetros por año en los distritos orientales, mientras que aumenta en los distritos occidentales, llegando a 1.000 milímetros por año en los Bosques de las Lomas, que están situados al pie de montañas de más de 3.000 metros, y son capaces de exaltar los chubascos estivales.
Aquí está el promedio de precipitaciones.
Ciudad de México - Precipitaciones medias
MesEneFebMarAbrMayJunJulAgoSepOctNovDicAño
Prec. (mm)10510255511016015012045155710
Días1234111317171572294

En invierno, de noviembre a febrero, hace frío por la noche, mientras que durante el día las temperaturas son agradables. En la ciudad hay una isla de calor que reduce el enfriamiento nocturno, pero en el campo y en los barrios más abiertos se puede llegar a los cero grados. Ya en febrero, las temperaturas diurnas empiezan a subir, a menudo superando los 25 grados. Casi nunca llueve. A veces puede haber días de viento, que tienen el mérito de limpiar el aire.

La primavera es la estación más calurosa, al menos durante el día, gracias a la mayor cantidad de sol. A menudo en abril y mayo se pueden alcanzar los 30 grados; sin embargo, por la noche, todavía puede hacer un poco de frío. En mayo se producen las primeras lluvias.

El verano, de junio a septiembre, es la estación más lluviosa: los chubascos son casi diarios, aunque raramente son abundantes. En la práctica, las temperaturas diurnas son las mismas que las del invierno, mientras que por la noche son frescas pero no frías.

El otoño es corto: en octubre, un mes todavía bastante templado, se producen las últimas lluvias, mientras que en noviembre ya es invierno, y por las noches vuelve el frío.

Ciudad de México

La insolación nunca es excelente, porque el cielo puede permanecer variable o nublado incluso en el período seco invernal, sin embargo es discreta en invierno y primavera, antes de que lleguen las lluvias estivales, mientras que en el periodo lluvioso del verano la nubosidad es frecuente y generalizada. La capa de contaminación que pesa sobre la ciudad ayuda a hacer que el cielo a menudo esté cubierto de niebla. Sin embargo, el sol tropical es muy fuerte, porque está a gran altura, especialmente cuando está más alto en el horizonte alrededor del mediodía, es decir, de abril a agosto. Aquí está el promedio de horas de sol por día.
Ciudad de México - Insolación
MesEneFebMarAbrMayJunJulAgoSepOctNovDic
Sol (Horas)677665554565

Cuándo ir


El mejor periodo para visitar Ciudad de México va de noviembre a abril, siendo la estación seca. Dentro de este período se pueden hacer algunas distinciones: en invierno, de noviembre a febrero, y a veces en marzo, es más probable que haga mucho frío por la noche, con picos alrededor de cero; de febrero a abril es el período más soleado, y las temperaturas diurnas son un poco más altas, especialmente en marzo y abril. En general, los mejores meses son marzo y abril. Dado la alta oscilación térmica entre la noche y el día, en la estación seca es mejor vestirse en capas, con ropa de abrigo para la noche y ropa ligera para el día. El protector solar, el sombrero y las gafas de sol también pueden ser útiles.
También se pueden tener en cuenta los meses de mayo y octubre: las precipitaciones son bastante frecuentes, pero menos que en plena temporada de lluvias, y existe la ventaja de que hace menos frío por la noche que en invierno.